¿Cómo viajar con bebés?

Viajar con bebés

¿Cómo viajar con bebés o niños? Las seis reglas de oro

Si la idea de explorar nuevos lugares con tus hijos, en coche, tren o avión y alojarse en alojamientos desconocidos le asusta y prefiere quedarse dentro de su ciudad, respire hondo y piénselo de nuevo.
Con un poco de organización, podrás descubrir todo el mundo que quieras acompañado de tus hijos.

Organizar un viaje con los niños

Viajar con bebés en el avión

1. Involucrarlos

Cuando planees irte de vacaciones, si tus hijos tienen la edad adecuada, es importante involucrarlos desde el principio en la organización del viaje, que hagan sus maletas de cabina (con vuestra ayuda) para que ellos también estén ansiosos por irse.
Enséñales fotos de las ciudades y lugares que visitarás tratando de interesarles.

2. Sus deseos

Deja que te digan lo que les gustaría hacer o ver cuando lleguen a su destino y aunque la decisión final depende naturalmente de los padres, trata de concederles al menos uno o dos deseos. Si a los niños les apasionan los ordenadores, delegue en ellos la búsqueda de información de viaje y le sorprenderán con sus habilidades.

3. Ser flexible

Viajar con niños puede ser una experiencia maravillosa si no tienes demasiadas expectativas. Demasiados lugares y sonidos nuevos pueden abrumar a un niño, y especialmente a los pequeños no les gusta estar sentados en el cochecito por mucho tiempo cuando ven que hay muchos lugares nuevos para explorar a su alrededor.
Así que si vas a la playa o a algún prado de montaña, limita a una o dos tus actividades diarias y deja espacio para que los niños jueguen en algún parque o incluso en el jardín del hotel (si lo hay).

4. Juegos de viaje

No se deje sorprender. Es fácil perder la paciencia cuando hay un niño aburrido en el coche.
Antes de partir, tómese su tiempo para organizar los juegos en coche o en avión y prepare un sobre con las sorpresas para distribuir durante el viaje.

5. Ensayar

Si nunca ha estado en un viaje largo con su hijo, es una buena idea comenzar con un viaje corto los domingos o un fin de semana fuera de casa.
Proporciona a los niños información sobre adónde van y las distancias calculadas de una manera sencilla (el viaje dura tanto como una película en la televisión o cómo ir y volver con los abuelos, etc….).

6. Elije bien el alojamiento

El hotel, la pensión o el camping se convertirán temporalmente en su nuevo hogar.
Dependiendo de las circunstancias y del tipo de viaje, puede ser preferible encontrar alojamiento lo suficientemente cerca de las atracciones que vayáis a visitar.
Si los niños se cansan, será fácil traerlos de vuelta a su habitación para una siesta o para ver la televisión. Averigüe también si el hotel tiene un parque o una habitación donde los niños puedan jugar o, mejor aún, una piscina.

Viajar con bebés en Vueling

Sin duda, viajar con niños es una experiencia inolvidable: pasar tiempo de calidad con los niños, conocer nuevas realidades y culturas, es una fuente inagotable de enriquecimiento desde todos los puntos de vista, tanto para los padres como para los peques. Pero nadie ha dicho que sea fácil, al contrario.

Antes de partir para un viaje familiar, es necesario, de hecho, organizar en detalle, pensar en todo lo que pueda necesitar: la botella, sus juegos favoritos, un botiquín de primeros auxilios con medicinas para cualquier eventualidad, seguro de viaje, y sobre todo, debe tratar de no dejar nada al azar. Recuerda que hay cosas que esta prohibido meter en la maleta y pueden quedar en tierra productos importantes, es mejor que estés bien informado antes de pasar un control.
Pero, ¿cuáles son los consejos más útiles y las recomendaciones más valiosas para tratar mejor a los niños y los viajes?

Preguntamos a los mejores expertos en la materia: las madres y padres colaboradores de este blog, por otro lado, ¿quién mejor que ellos sabe cómo disfrutar mejor de las vacaciones con niños, tratando de evitar problemas y contratiempos de diversa índole?

Los niños y los viajes: ¿cuáles son los trucos y recomendaciones más útiles para viajar con niños?

Lucía y Laura: dos hijos, un perro grande y un gran deseo de viajar continuo.

¿El secreto de mi éxito para viajar en familia? Ahí está…. ¡o mejor dicho, ahí están! Nunca sin……

  • Libros y cuadernos en blanco, porque pueden hacer que mis hijos viajen con la imaginación haciendo que los traslados y las paradas sean menos duras (sobretodo las escalas en aeropuertos).
  • Nunca sin…. aperitivos salados porque nos ayudan a combatir la gula momentánea.
  • Y finalmente nunca sin…. dinosaurios de juguete para mi hijo y peluche de Nemo para mi hija.

Fernando y Paula: viajeros «desde siempre» ahora recorren el mundo junto a su hijo Dani.

Para viajes de largo recorrido con niños de alrededor de un año de edad y que no pesen más de 10 kg, pide a la aerolínea una cuna para el vuelo, de modo que tanto vosotros como el niño se sienten cómodos durante el viaje. Para los vuelos nocturnos también recomiendo las gotas de melatonina para niños, disponibles en la farmacia: 2-3 gotas inmediatamente después del despegue permitirán que el niño se relaje y se duerma más fácilmente.

Sonia: madre viajera con una niña de un año, sin intención de renunciar a su pasión por descubrir el mundo.

Todos los padres conocen bien a sus hijos, por lo que no hay una regla fija para viajar con ellos, pero algunos pequeños trucos pueden hacer que el viaje sea más agradable. En cuanto a la maleta, no exageres, si te falta algo puedes comprarlo al llegar y si se ensucia todo se puede lavar in situ; sin embargo, una bonita lista de viaje en pdf con todos los artículos necesarios puede hacerte sentir más cómodo a la hora de preparar tu viaje(por ejemplo, ¡no olvides nunca el juego favorito de tu hijo!).

Si tu viaje incluye un vuelo, asegúrate de llevar siempre un cambio completo, algo para picotear si tu hijo ya está destetado y algo para entretenerlo. Si prefieres los vuelos de larga distancia en la noche, entonces la zona horaria será menos difícil de digerir. Para facilitarte la vida, reserva apartamentos donde puedas dormir nada más llegar (esperar el check-in con niños tras 12 horas de vuelo puede ser agotador) y asegúrate de que tengan una cocina, siempre que sea posible, donde puedas calentar algo de leche o puré o improvisar una comida si no quieres salir.

Por último, pero no por ello menos importante, si eres un gran viajero, ¡no te detengas cuando nazca tu hijo! Cultivad vuestra pasión y transmitidla a los pequeños que son esponjas y, si están acostumbrados a viajar desde pequeños, ¡serán mejores ciudadanos, y mejores viajeros!

Fabián y Leo: Se conocieron viajando, y ahora que tienen tres hijos siguen haciéndolo, puede que incluso con más frecuencia que antes.

Viajando con tres niños aprendimos a ser muy organizado para todos los aspectos que conciernen a un viaje: la mochila nunca carece de un bocadillo y agua para todos, toallitas húmedas, bolsas de plástico y un pequeño botiquín en caso de emergencia (tiritas, Vetadine, algodón… cosas básicas).
Para estimularlos e intrigarlos compartimos las guías, mapas y todos tenemos un diario de viaje donde escribir, colorear o pegar tarjetas de los lugares visitados o postales. Se necesita organización, paciencia y empatía para viajar con ellos, adaptándose a su ritmo y respetando sus pequeñas necesidades.

Diego y Aicha: se definen como ciudadanos el mundo y le encanta descubrir países junto a su pequeña viajera Luna.

Desde que fuimos padres para nosotros, viajar ha tomado otro significado. Poco a poco saboreo un lugar, mientras que antes el lema era: «veamos todo lo que podamos en el menor tiempo posible». Mi hija me enseñó a ir más despacio y a disfrutar del viaje en las cosas pequeñas.

El consejo que les puedo dar para que viajen tranquilamente con un niño es que lo apoyen a veces en sus elecciones, que se detengan cuando está cansado, que le lean un libro cuando las horas en el coche se hacen pesadas, que caminen en el avión contando las personas que duermen, que sonrían a los ayudantes a bordo mientras les piden un chocolate, que se escondan en las calles de un pequeño pueblo o detrás de los árboles de un parque para jugar al escondite… Así haces que los niños experimenten el viaje como un juego, a veces nos olvidamos de que todavía son pequeños…. entonces todo lo demás viene por sí solo, incluso el deseo de pasar horas en un museo (sin que se aburran).

¿Cómo viajar con bebés?
5 (100%) 1 vote